Actualizado el jueves 16/MAY/19

Quince minutos con el Ángel Custodio

Grandes peligros. 

Ángel Custodio mío, ¡qué grandes son los peligros a que me enfrento cada día! Si tú no estuvieras constantemente defendiéndome de los ataques del enemigo, ya habría sido una presa fácil. Pero tú estás a mi lado y me ayudas en este combate terrible entre Cielo e Infierno; entre la Mujer vestida de Sol y el Dragón rojo; entre los Ángeles y los Demonios. Hoy quiero pedirte, Ángel mío, que intensifiques tu protección sobre mí, para que pueda cumplir la misión que Dios me tiene encomendada desde la eternidad, y que no sé en sus detalles, pero que tú me irás revelando a medida que pasen los días. Porque estos tiempos son malos y si estoy viviendo en esta época, en esta familia y en esta patria, es porque Dios así lo quiso desde toda la eternidad y tiene un plan para mí. No te pido que me reveles el plan, sino que me ayudes a vivir bien y con entrega el momento presente, haciendo la voluntad de Dios, sin preocuparme por el pasado ni por el futuro, solo siendo fiel en cada momento, en cada día. Las almas de los condenados también han salido del Infierno y se han desparramado por la tierra. Ellas son otros tantos demonios que quieren arrastrarnos con ellas en su perdición, porque quien va al Infierno, se convierte también en demonio. ¡Ay de mí si no me ayudas y proteges! ¡Auxíliame y quédate constantemente de guardia a mi lado, para que no me pase nada malo y que el enemigo no me venza! ¡Gracias querido Ángel, me confío a ti!


Todos los días debemos tener por lo menos unos quince minutos de trato personal con nuestro Ángel Custodio.

Es por eso que hoy, martes 7 de julio de 2009, comienzo a publicar estos sencillos textos que tratarán de ser una ayuda en la conversación que mantendremos con nuestro Ángel Custodio esos quince minutos diarios.

Con esta práctica nos acostumbraremos a hablar con nuestro Ángel de la Guarda y con el paso del tiempo nuestro hablar con él se hará muy frecuente y lleno de confianza.

¡Ojalá estos textos den sus frutos y que cada vez confiemos más en nuestro Ángel Custodio que Dios ha puesto a nuestro lado para protección y ayuda!

Ver página sobre los Ángeles

Si desea recibir estos textos para hacer todos los días los QUINCE MINUTOS CON EL ÁNGEL CUSTODIO, por favor SUSCRÍBASE AQUÍ.