Actualizado el sábado 3/SEP/22

Quince minutos con el Ángel Custodio

Gran angustia. 

Ángel Custodio mío, la humanidad está por entrar en un período de gran angustia como jamás lo ha conocido. Por eso te ruego que a partir de ahora intensifiques tu protección y auxilio, y tus consuelos sobre mí, que soy tan débil, y que a veces tengo miedo del futuro.

Sé que no debo preocuparme por nada, porque tú cuidarás de mí en los momentos más difíciles de mi existencia, como lo has venido haciendo, y que ahora te manifestarás a mí más fuertemente, para demostrarme tu protección.

Querido Ángel mío, quiero formar una sola cosa contigo, porque solo, seré vencido por el demonio; en cambio unido a ti, me atrevo a enfrentar al mismo Infierno.

Si Dios te ha colocado a mi lado, no debo desaprovechar este socorro del Altísimo que, en su Sapientísima Providencia, me ha dado el Ángel más preparado para mi custodia, teniendo en cuenta mi misión aquí en la tierra y mi forma de ser y lo que tengo que llegar a ser.

¡Ángel mío, unidos en el combate, pelearemos esta batalla codo a codo, y saldremos vencedores en el tiempo y en la eternidad!


Todos los días debemos tener por lo menos unos quince minutos de trato personal con nuestro Ángel Custodio.

Es por eso que hoy, martes 7 de julio de 2009, comienzo a publicar estos sencillos textos que tratarán de ser una ayuda en la conversación que mantendremos con nuestro Ángel Custodio esos quince minutos diarios.

Con esta práctica nos acostumbraremos a hablar con nuestro Ángel de la Guarda y con el paso del tiempo nuestro hablar con él se hará muy frecuente y lleno de confianza.

¡Ojalá estos textos den sus frutos y que cada vez confiemos más en nuestro Ángel Custodio que Dios ha puesto a nuestro lado para protección y ayuda!

Ver página sobre los Ángeles

Si desea recibir estos textos para hacer todos los días los QUINCE MINUTOS CON EL ÁNGEL CUSTODIO, por favor SUSCRÍBASE AQUÍ.