Actualizado el jueves 3/JUN/21

Quince minutos con el Ángel Custodio

Ser querido 

Ángel Custodio mío, te doy gracias porque estás constantemente a mi lado y estás más cerca incluso que mis seres más queridos. Ayúdame a comunicarme más contigo y a obedecerte en todo lo que me digas, y sobre todo a rezarte más, ya que tú más puedes intervenir cuanto más yo te rezo e invoco.

Tú estás desde mi nacimiento a mi lado y me has guiado hasta hoy. Por eso te pido que a partir de hoy intensifiques tus cuidados sobre mí porque la batalla entre las fuerzas del Bien y las del Mal se está haciendo cada vez más fiera, y yo sin tu ayuda especial seré fácil presa del enemigo infernal.

Unidos en el combate, pelearemos por Dios y por su gloria, para salvación de las almas y de todo el mundo, y confío en que de tu mano llegaré a ser un héroe en la virtud, un santo, como Dios quiere de mí.

Tú ruega por mí, ya que tu oración es muy poderosa ante Dios, porque estás en su gracia y ves su rostro constantemente.

Perdóname si alguna vez te he ofendido y no tomes en cuenta mi debilidad y mi pecado, sino mi buena voluntad de hacer el bien y evitar el mal.

¡Querido Ángel, unidos en el tiempo y en la eternidad!


Todos los días debemos tener por lo menos unos quince minutos de trato personal con nuestro Ángel Custodio.

Es por eso que hoy, martes 7 de julio de 2009, comienzo a publicar estos sencillos textos que tratarán de ser una ayuda en la conversación que mantendremos con nuestro Ángel Custodio esos quince minutos diarios.

Con esta práctica nos acostumbraremos a hablar con nuestro Ángel de la Guarda y con el paso del tiempo nuestro hablar con él se hará muy frecuente y lleno de confianza.

¡Ojalá estos textos den sus frutos y que cada vez confiemos más en nuestro Ángel Custodio que Dios ha puesto a nuestro lado para protección y ayuda!

Ver página sobre los Ángeles

Si desea recibir estos textos para hacer todos los días los QUINCE MINUTOS CON EL ÁNGEL CUSTODIO, por favor SUSCRÍBASE AQUÍ.