Actualizado el lunes 19/JUL/21

Quince minutos con el Espíritu Santo

Gema de Dios 

Espíritu de amor, tú eres la Gema de Dios, eres como lo más selecto de Dios, si es que se puede hablar así. Tú eres como Dios concentrado, y adonde llegas, calientas, iluminas e instruyes las inteligencias y los corazones. Por eso hoy quiero pedirte que vengas a mi corazón, a mi alma; que te comuniques conmigo y me des el conocimiento de la Verdad; que me instruyas en las enseñanzas del Evangelio y me ayudes a llevarlo a la práctica, pues sé que de ello depende mi santificación.

Espíritu Santo quiero ser tu gran amigo, porque tú eres el Amor y no sabes otra cosa que amar. Por eso te pido que me ames, que aumentes tu amor en mí y aumentes mi capacidad de amarte y de amar a mi prójimo.

Estoy seguro que si tú vienes a mí, ya nada me faltará, porque teniéndote a ti, lo tengo todo y nada me falta.

Bendito Espíritu divino, ten misericordia de mí y límpiame de todo pecado. Ayúdame a ser cada día más bueno, según tu beneplácito, y dame la gracia de jamás ofenderte con un pecado mortal, y de ser posible que tampoco cometa faltas veniales. En definitiva quiero ser santo con tu poderosa ayuda. Te lo pido a ti que eres el Santificador, y que puedes convertir mi barro y mi nada en una estrella de santidad.


Debemos acostumbrarnos a hablar todos los días con el Espíritu Santo, pues Él es el Santificador de nuestras almas. Es por eso que hoy, 5 de junio de 2009, Primer Viernes de Mes, dedicado al Sagrado Corazón de Jesús, comienzo a publicar estos sencillos textos que tratarán de ser una ayuda en la conversación que mantendremos con el Divino Espíritu durante quince minutos diarios.

Con esta práctica nos acostumbraremos a hablar con el Espíritu Santo y con el paso del tiempo nuestro hablar con Él se hará ininterrumpido.

Ojalá estos textos den sus frutos y que cada vez amemos más al Espíritu de Dios

Ven Espíritu Santo,

ven por medio de la poderosa intercesión

del Corazón Inmaculado de María,

tu amadísima Esposa

Más sobre el Espíritu Santo...

 

Si desea recibir estos textos para hacer los QUINCE MINUTOS CON EL ESPÍRITU SANTO, por favor SUSCRÍBASE AQUÍ.