Actualizado el domingo 2/MAY/21

Quince minutos con el Espíritu Santo

Consuelo 

Espíritu Santo, ¡cuánto necesito de ti en estos momentos tan difíciles de mi vida, en estos momentos tan difíciles para la humanidad! Porque tú eres el Consolador, el que consuela de todas las penas y dolores del alma y del cuerpo. Por eso te pido que vengas a mí y me consueles ya que estoy abatido y triste por ver tanta maldad en el mundo. Tú, que eres fuente de alegría, infunde en mí tu santa alegría, ven a mí con todo tu amor y poder, para que como los apóstoles después del Cenáculo, yo salga embriagado de ti y enfrente al mundo, al demonio y a la carne sostenido por ti. ¡Te amo con todo mi corazón y quiero ser tu amigo fiel, no ofendiéndote jamás con ningún pecado y siendo fiel a tus inspiraciones y gracias! ¡Bendito Señor, Espíritu de Amor, ven a mi corazón y a mi vida, renueva desde sus cimientos todo mi ser y quédate a mi lado en todo momento para defenderme del Infierno y de todo mal! Y ayúdame a que yo también dé consuelo a mis hermanos que están tristes, y así como tú me consuelas a mí, también yo, con tu gracia, consuele a mis prójimos sufrientes. ¡Te amo, Señor mío, y te pido que me infundas tus siete sagrados dones para que esté feliz y contento en este mundo, en medio de las pruebas, y al final alcance el Paraíso donde seré feliz para siempre contigo, que eres Dios, con el Padre y el Hijo!


Debemos acostumbrarnos a hablar todos los días con el Espíritu Santo, pues Él es el Santificador de nuestras almas. Es por eso que hoy, 5 de junio de 2009, Primer Viernes de Mes, dedicado al Sagrado Corazón de Jesús, comienzo a publicar estos sencillos textos que tratarán de ser una ayuda en la conversación que mantendremos con el Divino Espíritu durante quince minutos diarios.

Con esta práctica nos acostumbraremos a hablar con el Espíritu Santo y con el paso del tiempo nuestro hablar con Él se hará ininterrumpido.

Ojalá estos textos den sus frutos y que cada vez amemos más al Espíritu de Dios

Ven Espíritu Santo,

ven por medio de la poderosa intercesión

del Corazón Inmaculado de María,

tu amadísima Esposa

Más sobre el Espíritu Santo...

 

Si desea recibir estos textos para hacer los QUINCE MINUTOS CON EL ESPÍRITU SANTO, por favor SUSCRÍBASE AQUÍ.