Actualizado el jueves 18/AGO/22

Quince minutos con Jesús Misericordioso

Sin Jesús somos nada 

Jesús Misericordioso sé que sin tu ayuda, que sin ti, soy menos que nada y no puedo hacer nada por mi cuenta. Porque San Pablo dice que si tú no das la gracia ni siquiera se puede decir “Cristo es el Señor”. Y yo lo compruebo esto a cada paso, porque cuando tú no me sostienes, caigo miserablemente y comprendo mi debilidad en todo. Es que a veces creo que soy “algo” y me quiero valer por mí mismo, olvidándome que solo tú eres el que sostienes al alma, y sólo tú eres el que puede vencer a Satanás, que es más fuerte que nosotros, los hombres. Señor, que yo sea humilde y recurra a ti en todo. Que ya no pueda vivir sin ti y que te invoque a cada momento con la oración frecuente, con jaculatorias y con pensamientos de amor hacia ti, porque sé que sin ti soy menos que nada y no conseguiré salvarme ni santificarme. Además te pido la gracia de confiar cada vez más en ti, Jesús, que eres la Bondad infinita, porque a veces me dejo llevar por la desconfianza y sé que eso es lo que más hiere tu Corazón. Ayúdame, Señor, a ser confiado en ti y a abandonarme en tu Providencia amorosa. ¡Te amo, Jesús mío! Y te doy gracias porque sé que me amas infinitamente.


Todos los días debemos tener por lo menos unos quince minutos de oración personal con Jesús Misericordioso, de ser posible frente a su Imagen.

Es por eso que hoy, sábado 18 de abril de 2009, Víspera de la Fiesta de la Divina Misericordia, comienzo a publicar estos sencillos textos que tratarán de ser una ayuda en la conversación que mantendremos con Nuestro Señor durante esos quince minutos diarios.

Con esta práctica nos acostumbraremos a hablar con Jesús y con el paso del tiempo nuestro hablar con Él se hará ininterrumpido.

¡Ojalá estos textos den sus frutos y que cada vez amemos más a Jesús Misericordioso!

Jesús, en Vos confío.

 

Si desea recibir estos textos para hacer todos los días los QUINCE MINUTOS CON JESÚS MISERICORDIOSO, suscríbase a los Apóstoles de la Divina Misericordia haciendo CLIC AQUÍ