Actualizado el domingo 18/SEP/22

Rayos de Fe

Fe en pijamas. 

A veces nos suele suceder que decimos tener fe, pero nuestra fe es de la puerta de casa para adentro, es decir, una fe en pijamas, pero cuando salimos a la calle nos comportamos como quienes no tienen fe, y actuamos de manera incorrecta con nuestra fe.

Esto es por el respeto humano, por el miedo a que nos tachen de retrógrados o trogloditas, y es que el demonio es muy astuto y a veces nos persigue con la burla y tenemos mucho miedo al qué dirán.

Pero tenemos que recordar que el Señor ha dicho claramente que quien lo niegue ante esta generación malvada, Él a su vez lo negará ante su Padre que está en el Cielo.

No nos debe importar la opinión de los hombres, puesto que ellos pasan y Dios queda, y solo la opinión de Dios sobre nosotros es la que cuenta.

Tenemos que vencer el respeto humano, y podemos pedir en esto una ayuda a la Verónica que, en un momento tremendo para Jesús, cuando era llevado por los soldados romanos para ser crucificado, ella no tuvo miedo de meterse entre los soldados y desafiando a toda la gente que gritaba e insultaba a Jesús, le enjugó el rostro con un paño.

Seguramente ella habrá recibido también insultos, empujones y, tal vez, algún proyectil, pero no tuvo miedo. ¡Y era simplemente una mujer!

Nosotros debemos tomar ejemplo de ella, y especialmente los varones, tenemos que dar testimonio de Jesús, defendiéndolo ante la gente y consolándolo con nuestro amor ante tanta maldad humana y satánica.

Pensemos un poco en cómo estamos viviendo nuestra fe, si vivimos en medio del mundo pero sin ser del mundo, o si tenemos una fe de entrecasa.

Si desea recibir estos textos periódicamente en su correo electrónico, por favor
SUSCRÍBASE AQUÍ
 

"¡Simón, Simón! Mira que Satanás ha solicitado el poder sacudirlos como trigo; pero yo he rogado por ti, para que tu fe no desfallezca. Y tú, cuando hayas vuelto, confirma a tus hermanos." (Lc 22, 31-32)

"Bien sabemos por qué perturbaciones están hoy agitados, en lo tocante a la fe, algunos grupos de hombres, los cuales no escaparon al influjo de un mundo que se está transformando enteramente, en el que tantas verdades son o completamente negadas o puestas en discusión. Más aún, vemos incluso a algunos católicos como cautivos de cierto deseo de cambiar o de innovar. La Iglesia juzga que es obligación suya no interrumpir los esfuerzos para penetrar más y más en los misterios profundos de Dios, de los que tantos frutos de salvación manan para todos, y, a la vez, proponerlos a los hombres de las épocas sucesivas cada día de un modo más apto. Pero, al mismo tiempo, hay que tener sumo cuidado de que, mientras se realiza este necesario deber de investigación, no se derriben verdades de la doctrina cristiana. Si esto sucediera -y vemos dolorosamente que hoy sucede en realidad-, ello llevaría la perturbación y la duda a los fieles ánimos de muchos." (Papa Pablo VI)

Es por eso que he creado esta sección, Rayos de Fe; como quien dice Rayos de Sol, es decir, rayos de luz que fortalezcan nuestra fe y la de muchos. En ella iremos repasando las verdades fundamentales de nuestra Santa Religión Católica, tomando como referencia los artículos del Credo del Pueblo de Dios, compuesto por el Papa Pablo VI.

Esta sección es creada el 29 de junio de 2009, solemnidad de los Santos Pedro y Pablo, apóstoles, a quienes se la encomendamos.