Actualizado el lunes 10/DIC/18

REFLEXIÓN DEL DÍA

¡Cuánto nos ama Dios!

Algo de lo que debemos estar plenamente convencidos en este mundo es que Dios nos ama infinitamente a cada uno de nosotros. Esta es una gran verdad que siempre hay que tener presente a nuestra inteligencia y corazón, pues con los golpes de la vida podemos llegar a dudar de ella y caer así en perdición, creyendo que Dios no nos ama y nos odia. ¡No! Dios nos ama infinitamente, siempre, y todo lo que dispone para nosotros es por el gran amor que nos tiene. Aunque parezca que en lugar de darnos el pan que le pedimos nos dé una piedra, esa piedra vale oro y es un gran don que Él nos hace, que tal vez no lo entenderemos nunca en este mundo, pero sí lo veremos muy claramente en el Cielo. Por eso hay que tener mucha fe y confianza en Dios, en que Él es Bueno infinitamente y quiere nuestro bien material pero, sobre todo, espiritual, pues Él actúa siempre para salvar nuestra alma y tenernos junto a Él para siempre en el Cielo.

El solo hecho de que existimos es porque Dios nos ha amado y por eso nos creó, pues en lugar nuestro podrían existir millones de seres humanos. Pero no, Él nos eligió a nosotros y nos llamó a la existencia porque nos ama. Él pensó en nosotros desde toda eternidad y nos quiere en su Cielo. Por eso ¡cuánto debemos corresponder a Su Amor con una vida de santidad! Hay un dicho que dice que amor con amor se paga, y otro dice: obras son amores y no buenas razones. Entonces hagamos buenas obras y obremos por amor a Dios para devolverle amor a su inmenso Amor por nosotros.

Si desea recibir esta Reflexión en su correo electrónico, por favor
SUSCRÍBASE AQUÍ

Leer reflexiones anteriores