Actualizado el lunes 4/OCT/21

REFLEXIÓN DEL DÍA

Solo Dios basta

No hay satisfacción fuera de Dios, y el que cree estar satisfecho sin tener a Dios en el alma, está engañado y en algún momento comprobará lo equivocado de su razonamiento, pues Dios nos ha creado para Él y solo seremos felices cuando lo tengamos a Él completamente para nosotros. Pero ya en este mundo somos felices cuando tenemos a Dios en el alma, cuando vivimos en gracia de Dios, en amistad con Él, cumpliendo los Diez Mandamientos. Y los que viven en pecado y se divierten y dicen que son felices, en realidad son los más pobres del mundo, pues no tienen a Dios que es la única Riqueza del hombre.

Por eso tratemos de agradar siempre al Señor para que Él habite en nuestro corazón y nos consuele en este mundo en que tenemos que sufrir y que es como una sala de espera para entrar a la Vida verdadera del Cielo. Este tiempo sobre la tierra es tiempo de prueba y por ello no debemos anclarnos aquí sino caminar con los pies sobre la tierra pero el corazón puesto en el Cielo que nos espera.

Si perdemos algo de valor, enseguida revolvemos cielo y tierra para encontrarlo. Y si perdemos la gracia de Dios con el pecado grave, ni nos damos cuenta y seguimos así, como cadáveres ambulantes por meses y años. No, no debe ser así, debemos poner a Dios en primer lugar y tratar de vivir siempre cumpliendo su Voluntad, es decir sus Mandamientos, y así ya gozaremos del Cielo anticipado en la tierra, porque tendremos a Dios, el Bien infinito, en nuestra alma.

Si desea recibir esta Reflexión en su correo electrónico, por favor
SUSCRÍBASE AQUÍ

Leer reflexiones anteriores