Actualizado el miércoles 7/NOV/18

Reflexión mariana

Madre de Dios 

María es Madre de Dios. No porque sea Madre de Dios en la eternidad, sino que es Madre de Dios en el tiempo, pues Jesucristo nació de Ella y como Jesucristo es Dios, entonces María es la Madre de Dios. Y con este título le vienen a Ella todas las demás prerrogativas y privilegios, y así María nos puede ayudar de una forma eficacísima, pues como Madre de Dios puede hacer valer unos derechos que los demás santos no pueden. Jesús, su Hijo, no le niega nada a su Madre, y todo lo que María pide, el Hijo lo satisface. Por eso si tenemos a María como Madre y Amiga, ya lo tenemos todo y estamos salvados, pues Ella nos protege, y el Rey ama a los que Ella ama.

Si desea recibir estas Reflexiones marianas en su correo electrónico, por favor
SUSCRÍBASE AQUÍ