Actualizado el domingo 10/FEB/19

Reflexionando con la Biblia

Conocer el bien. 

Y dijo Yahvé Dios: “He aquí que el hombre ha venido a ser como uno de nosotros, conocedor del bien y del mal; ahora pues no vaya a extender su mano para que tome todavía del árbol de la vida, y comiendo de él viva para siempre.” (Génesis 3, 22). 

Reflexión: 

Dios no quería que el hombre conociera el mal, porque el conocimiento del mal no deja indiferente al hombre, sino que lo perturba y lo hace malo.

Que esto nos sirva para entender que nosotros no debemos conocer el mal.

Hay muchos que dicen que hay que conocerlo todo, pero Dios no opina de la misma manera, ya que el mal lo puede conocer Dios, a quien no le afecta para nada, pero al hombre sí que lo afecta. Y esto lo sabe muy bien Satanás, que hace todo lo posible por hacerle descubrir al hombre lo que sería mejor que siguiera estando oculto.

Un solo saber es el que es bueno, es el saber lo bueno, la verdad.

Entonces no vayamos más allá de los límites que ha puesto Dios para cuidarnos. No creamos que esto sea una arbitrariedad de Dios, sino que es amor por nosotros los hombres, porque si Dios nos mantiene algo oculto es por nuestro bien, porque no nos hace bien conocerlo.

Dejemos a Dios que nos revele lo que Él quiere, confiando en Él, y viviendo tranquilos sin hacernos tantas preguntas, sino poniendo nuestra fe en sus palabras, que son palabras de vida y no de muerte.

Si desea recibir esta Reflexión en su correo electrónico, por favor
SUSCRÍBASE AQUÍ