Actualizado el miércoles 10/ABR/19

Reflexionando con la Biblia

Expulsión del Edén. 

Después Yahvé Dios los expulsó del jardín de Edén, para que labrase la tierra de donde había sido tomado. Y habiendo expulsado a Adán puso delante del jardín de Edén querubines, y la fulgurante espada que se agitaba, a fin de guardar el camino del árbol de la vida. (Génesis 3, 23-24). 

Reflexión: 

El hombre perdió la felicidad original y fue expulsado por Dios del paraíso terrenal, con lo que tuvo que ganarse la vida por sus propios medios labrando la tierra para que le diera los frutos.

El camino hacia el árbol de la vida quedó cerrado, indicando con ello que el hombre ya no podía alcanzar la Vida eterna, la salvación, y debía morir en el tiempo y en la eternidad.

Solamente un Hombre, que fuera también Dios, podía abrir ese camino hacia el árbol de la vida, y ese Hombre-Dios es Jesucristo.

A partir de ahora, quien sigue a Jesús cumpliendo sus mandamientos, puede tomar del árbol de la vida y tiene vida eterna.

El hombre, por sí solo, no puede volver a entrar al paraíso perdido, pero con la ayuda de Jesucristo, es decir, con la Fe en Él y con las obras, ahora el hombre sí puede adquirir la vida que no muere, la Vida de la Gracia que lo hace inmortal para siempre.

Si desea recibir esta Reflexión en su correo electrónico, por favor
SUSCRÍBASE AQUÍ