Actualizado el lunes 8/ABR/19

Repasando el Catecismo

22. ¿Qué importancia tiene el Nuevo Testamento para los cristianos?

124-127
139

El Nuevo Testamento, cuyo centro es Jesucristo, nos transmite la verdad definitiva de la Revelación divina. En él, los cuatro Evangelios de Mateo, Marcos, Lucas y Juan, siendo el principal testimonio de la vida y doctrina de Jesús, constituyen el corazón de todas las Escrituras y ocupan un puesto único en la Iglesia.

 (Del Compendio del Catecismo de la Iglesia Católica)

 

Comentario:

 

Por eso es tan necesario para nuestra vida espiritual el leer y meditar el Evangelio, ya que en él Dios ha hablado en Jesucristo. Tiene riquezas tan incalculables que siempre que lo meditemos sacaremos nuevas enseñanzas y aplicaciones para nuestra vida.

En el Evangelio está la Revelación definitiva de Jesucristo, y no hacen falta muchos libros para llegar a ser santos, basta el Santo Evangelio y reflexionar en nuestra propia vida, ya con eso tenemos suficiente y de sobra para alcanzar la santidad.

El Nuevo Testamento es un tesoro de valor infinito como Dios mismo, porque en él está el mismo Dios hablando a los hombres de todos los tiempos.

Tengamos mucho amor por el Nuevo Testamento. Leámoslo para iluminar el sentido del Antiguo Testamento, y tratemos de leer todos los días una página del mismo, hasta que nos vaya quedando en la memoria, y así tendremos una respuesta para cada situación de la vida que nos toque vivir, porque en el Evangelio están todas las respuestas.

¡Alabado sea Dios!

 

 

Si desea recibir estos textos periódicamente en su correo electrónico, por favor
SUSCRÍBASE AQUÍ
 

Aquí transcribo unas palabras del fallecido Obispo Manuel González, que nos hablan de la importancia del Catecismo:

"Decía yo en el año 33 en plena república laica: Al grito de moda oficial de "¡Nada de Catecismo!", que muchas veces se traduce en "¡Todo contra el Catecismo!", no creo que haya católico ni católica de veras, y, a fuer de tal, enterado y persuadido de lo que es y vale su Doctrina, que no oponga con todo su corazón el suyo de "¡Todo por el Catecismo!"

Nuestro deber y nuestra conciencia de católicos nos dicen que, no solamente hay que suplir el Catecismo que deja de enseñarse en las escuelas laicas oficiales, sino que hay que inundar a las almas de chicos y grandes con enseñanzas de Doctrina cristiana.

¿Quién, que quiera un poco, no más, a su Religión y a su Patria puede impasible ver venir generaciones, irreligiosas, sin temor ni esperanza, sin fe ni conciencia, sin ley de Dios ni freno de respeto a la Autoridad de los hombres que de Él viene?

Repito hoy en plena recristianización de España: hay que dar Catecismo a todos y mientras más mejor y en todas las formas que la conciencia, el celo y el ingenio dicten porque quedan muchos laicos y muchos emboscados, y la salvación completa no puede venir sino del Catecismo bien sabido y practicado."