Actualizado el lunes 22/ENE/24

Repasando el Catecismo

51. ¿Por qué es importante afirmar que «en el principio Dios creó el cielo y la tierra» (Gn 1, 1)?

279-289
315

Es importante afirmar que en el principio Dios creó el cielo y la tierra porque la creación es el fundamento de todos los designios salvíficos de Dios; manifiesta su amor omnipotente y lleno de sabiduría; es el primer paso hacia la Alianza del Dios único con su pueblo; es el comienzo de la historia de la salvación, que culmina en Cristo; es la primera respuesta a los interrogantes fundamentales sobre nuestro origen y nuestro fin.

 (Del Compendio del Catecismo de la Iglesia Católica)

 

Comentario:

 

Y también es importante afirmar que Dios creó el cielo y la tierra, porque hubo herejías que negaban que el mundo material hubiera sido creado por Dios, sino que lo material venía de un ser o principio malo, y así negaban la creación de Dios.

Dios creó todo bueno, pero luego un ángel, el más bello y potente de todos, se ensoberbeció y no quiso servir, y ahí nació el Mal, y la creación fue herida.

Luego el hombre, creado a imagen y semejanza de Dios, bueno por naturaleza, también fue seducido por ese ángel caído y cometió el pecado, y así el hombre pasó a ser de naturaleza caída, y ahora tiene que sufrir y morir.

Pero Dios no creó el mal ni los males, sino que todo el mal que hay en el mundo y en nuestras almas, vienen del pecado y del Maligno.

Dios no tenía necesidad de la creación y toda ella no ha aumentado ni en un átomo la gloria y perfección de Dios, que son infinitas. Sino que Dios ha creado para que muchas criaturas participen, después de una prueba, en su felicidad sin fin.

Nosotros los hombres, en esta vida terrena, estamos en medio de la prueba, que si pasamos bien alcanzaremos el Cielo, y si no logramos pasarla, iremos al Infierno.

Dios nos ha hecho libres y respeta misteriosamente esa libertad.

¡Alabado sea Dios!

 

Si desea recibir estos textos periódicamente en su correo electrónico, por favor
SUSCRÍBASE AQUÍ
 

Aquí transcribo unas palabras del fallecido Obispo Manuel González, que nos hablan de la importancia del Catecismo:

"Decía yo en el año 33 en plena república laica: Al grito de moda oficial de "¡Nada de Catecismo!", que muchas veces se traduce en "¡Todo contra el Catecismo!", no creo que haya católico ni católica de veras, y, a fuer de tal, enterado y persuadido de lo que es y vale su Doctrina, que no oponga con todo su corazón el suyo de "¡Todo por el Catecismo!"

Nuestro deber y nuestra conciencia de católicos nos dicen que, no solamente hay que suplir el Catecismo que deja de enseñarse en las escuelas laicas oficiales, sino que hay que inundar a las almas de chicos y grandes con enseñanzas de Doctrina cristiana.

¿Quién, que quiera un poco, no más, a su Religión y a su Patria puede impasible ver venir generaciones, irreligiosas, sin temor ni esperanza, sin fe ni conciencia, sin ley de Dios ni freno de respeto a la Autoridad de los hombres que de Él viene?

Repito hoy en plena recristianización de España: hay que dar Catecismo a todos y mientras más mejor y en todas las formas que la conciencia, el celo y el ingenio dicten porque quedan muchos laicos y muchos emboscados, y la salvación completa no puede venir sino del Catecismo bien sabido y practicado."