Actualizado el miércoles 13/OCT/21

Repasando el Catecismo

36. ¿Por qué la profesión de fe comienza con «Creo en Dios»?

198-199

La profesión de fe comienza con la afirmación «Creo en Dios» porque es la más importante: la fuente de todas las demás verdades sobre el hombre y sobre el mundo y de toda la vida del que cree en Dios.

(Del Compendio del Catecismo de la Iglesia Católica)

 

Comentario:

 

Algunos se preguntan por qué es que Dios no se muestra claramente a los hombres, por que no se manifiesta públicamente. Y es que si Dios actuara así, el hombre no tendría ningún mérito que merezca el Cielo. Por eso Dios se revela pero siempre deja la posibilidad de que quien quiere pueda creer y así merezca el Paraíso.

También nos da luz sobre este tema lo que el Señor le respondió a Tomás: “Felices los que creen sin haber visto”.

Y a veces se nos puede ocurrir pensar que sería muy bueno que se nos aparecieran Jesús o María, como se han aparecido a tantos santos.

Pero pensemos que ésta es también una delicadeza de Dios, que quiere que creamos sin evidencias, para merecer un más elevado grado de gloria, puesto que nuestra fe será más pura y fuerte, y más meritoria.

Entonces digamos bien fuerte “Creo en Dios”, y no lo repitamos solo con los labios, sino hagámoslo vida en nosotros, viviendo de acuerdo a eso que creemos, y así tendremos asegurado un lugar privilegiado en el Paraíso, junto al Señor.

¡Alabado sea Dios!

 

Si desea recibir estos textos periódicamente en su correo electrónico, por favor
SUSCRÍBASE AQUÍ
 

Aquí transcribo unas palabras del fallecido Obispo Manuel González, que nos hablan de la importancia del Catecismo:

"Decía yo en el año 33 en plena república laica: Al grito de moda oficial de "¡Nada de Catecismo!", que muchas veces se traduce en "¡Todo contra el Catecismo!", no creo que haya católico ni católica de veras, y, a fuer de tal, enterado y persuadido de lo que es y vale su Doctrina, que no oponga con todo su corazón el suyo de "¡Todo por el Catecismo!"

Nuestro deber y nuestra conciencia de católicos nos dicen que, no solamente hay que suplir el Catecismo que deja de enseñarse en las escuelas laicas oficiales, sino que hay que inundar a las almas de chicos y grandes con enseñanzas de Doctrina cristiana.

¿Quién, que quiera un poco, no más, a su Religión y a su Patria puede impasible ver venir generaciones, irreligiosas, sin temor ni esperanza, sin fe ni conciencia, sin ley de Dios ni freno de respeto a la Autoridad de los hombres que de Él viene?

Repito hoy en plena recristianización de España: hay que dar Catecismo a todos y mientras más mejor y en todas las formas que la conciencia, el celo y el ingenio dicten porque quedan muchos laicos y muchos emboscados, y la salvación completa no puede venir sino del Catecismo bien sabido y practicado."