Actualizado el jueves 29/ABR/21

Ser santos

Luchar.

Si queremos ser santos tenemos que luchar para serlo. No es tiempo de descansar sino de esforzarnos, porque solamente tenemos esta vida para lograrlo, y el tiempo corre velozmente.

El demonio tratará de adormecernos y distraernos en mil cosas inútiles, aparentemente útiles, porque no querrá por nada del mundo que lleguemos a la santidad.

Al diablo no le importan nada los mediocres ni los que tienen una vida cristiana mediocre y tibia, sino que él se lanza contra el que realmente quiere ser santo y tiene el propósito firme de serlo.

Tenemos que darnos cuenta de que si nuestra vida es demasiado tranquila, si no tenemos luchas, ni tentaciones y pruebas, tal vez estemos equivocando el camino, y estamos yendo por el camino espacioso que no conduce al Cielo sino al Infierno.

Es tiempo de ponernos a pensar y a meditar, para decidirnos realmente a ir por el buen camino, para ser esforzados en el andar, sabiendo que el tiempo es gloria, y que lo que alcancemos con la ayuda de Dios, será para toda la eternidad. Así que bien vale la pena el mayor esfuerzo.

Si desea recibir estos textos en su correo electrónico, por favor
SUSCRÍBASE AQUÍ