Actualizado el lunes 27/JUN/22

Tema de hoy

Las cosas de cada momento 

El dicho popular dice: “Obras son amores y no buenas razones”, indicándonos con ello que no es tanto en las palabras en donde se muestra la fidelidad a Dios, sino en el obrar agradable a Él. Entonces es tiempo de que empecemos a aprovechar todas las ocasiones que nos trae la vida cotidiana, para ser fieles a Dios, pues ya Jesús dice en el Evangelio que el que es fiel en lo poco, también lo será en lo mucho. Y si somos fieles en las cosas pequeñas que nos pasan todos los días, también seremos fieles en cosas grandes que tal vez el Señor nos pueda encomendar alguna vez.

Aprovechemos el tiempo presente, los días grises y monótonos de la vida para ser cada vez más fieles a Dios y hacer todo por amor a Él, porque en esto consiste la santidad, en hacer extraordinariamente bien lo ordinario y común de todos los días.

Lo importante es que pongamos amor en todo lo que hacemos, que lo hagamos con amor, y así ganaremos muchas gracias para nosotros y para nuestros prójimos. Aprendamos de María Santísima que era la más santa de todas las criaturas creadas, y sin embargo tenía una vida muy común y sencilla. Aprendamos también de los treinta años de vida oculta de Jesús, que si bien Él era Dios, tuvo también una vida sencilla y común. Así que nosotros no esperemos ser superiores a ellos y aprovechemos las cosas pequeñas de todos los días para hacer méritos para el Cielo y prepararnos así a la posible misión que el Señor más adelante nos quiera encomendar.

No despreciemos las cosas pequeñas, sino hagámoslas con mucho amor y en esto está todo el poder de nuestra santificación. Estemos siempre alegres y contentos, y en medio de nuestras penas, confiemos en Dios y en su Madre que están constantemente a nuestro lado y que recogen cada esfuerzo nuestro por ser santos.

¡Ave María purísima!

¡Sin pecado concebida!

Si desea recibir el Tema de hoy, en su correo electrónico, por favor
SUSCRÍBASE AQUÍ