Actualizado el domingo 3/OCT/21

Tema de hoy

Penitencia y oración 

Penitencia y oración es lo que salvará al mundo. Esto debemos tenerlo muy presente y adecuar nuestras vidas a esto, poniendo los medios para llevar estas dos cosas a la práctica en la vida de todos los días, porque de ello depende nuestra salvación y la de muchas almas, como también la salvación del mundo entero. Por algo la Virgen en todas sus apariciones pide sacrificio y oración, pues Ella sabe que de esto está como colgado el destino del mundo.

Hay que reparar tantos pecados de impureza, de búsqueda exasperada de placer y comodidades; y esto se logra con la virtud opuesta, es decir, con el sufrimiento. Entonces hagamos pequeños sacrificios, pequeñas renuncias, como hacía Santa Teresita del Niño Jesús que llegó a las más altas cimas de la santidad. Porque tal vez somos débiles para hacer grandes penitencias y ayunos, entonces sigamos el ejemplo de esta Santa, que hizo con mucho amor sacrificios pequeños, ya que Jesús nos dice que el que es fiel en lo poco también lo será en lo mucho.

Pensemos que cada sacrificio que hacemos, le quitamos una espina al Corazón de Jesús y otra al Inmaculado Corazón de María, porque esto no es una forma de decir, sino que es la pura realidad, pues los Sagrados Corazones están rodeados de una corona de espinas que los hombres ingratos clavamos sin cesar en ellos con nuestros pecados y desprecios. Hay que reconocer que Jesús y María están perfectamente gloriosos en el Cielo, pero que siguen sufriendo, si bien no corporalmente, sí sufren espiritual y moralmente. La Virgen llora lágrimas hasta de sangre en sus milagrosas apariciones, y esto nos tiene que hacer comprender el gran sufrimiento que tiene nuestra Madre y su Hijo. Oración y penitencia siempre son las armas que hay que esgrimir para arrebatar almas al Maligno, que las tiene atrapadas. Así lo hizo Jesús. Así lo debemos hacer nosotros.

¡Ave María purísima!

¡Sin pecado concebida!

Si desea recibir el Tema de hoy, en su correo electrónico, por favor
SUSCRÍBASE AQUÍ