Actualizado el jueves 22/NOV/18

Vivir católico

Horror al pecado. 

En el mundo de hoy se presenta al pecado como algo bueno, se disfraza al mal de bien, y por eso se nos quiere hacer creer que el pecado es una conquista de la libertad humana y que hay que hacerlo porque “todos lo hacen”.

Pero los santos no pensaban así, sino que ellos tenían la siguiente máxima: “¡Morir antes que pecar!”

Es que un pecado mortal es el mal más terrible que puede existir, porque ofende a Dios gravemente y condena al Infierno eterno a quien lo comete.

No tenemos idea de lo que significa una eternidad de tormentos, porque un alma que se condena al Infierno es un mal más grande que todas las guerras, desgracias, calamidades, enfermedades de todo el mundo, en toda la historia de la humanidad. Esto es así porque esa alma sufrirá eternamente dolores atroces, y no tenemos noción de lo que significa sufrir “eternamente”.

Por eso no cometamos jamás un pecado, no solo no debemos cometer un pecado mortal, sino tampoco tenemos que pecar venialmente, ya que el pecado venial nos predispone a cometer un pecado mortal y es un mal gravísimo, más grave que todos los males del mundo.

Y si tenemos la desgracia de pecar mortalmente, confesémonos cuanto antes con un sacerdote, porque mientras permanecemos en pecado no tienen valor para el Cielo  ninguna de las buenas obras que realizamos, ya que los méritos se ganan solo si estamos en gracia de Dios.

No hagamos caso al demonio que por los medios de comunicación social nos presenta al pecado como algo bueno y digno de realizarse como ejercicio de la propia libertad, porque si lo cometemos, lo único que hacemos es someternos a la esclavitud del demonio.

Si desea recibir estos textos periódicamente en su correo electrónico, por favor
SUSCRÍBASE AQUÍ
 

"El que no vive como piensa, termina pensando como vive"

Jesús dijo a sus discípulos: No son los que me dicen: “Señor, Señor”, los que entrarán en el reino de los cielos, sino los que cumplen la voluntad de mi Padre que está en el cielo. Así, todo el que escucha las palabras que acabo de decir y las pone en práctica, puede compararse a un hombre sensato que edificó su casa sobre roca. Cayeron las lluvias, se precipitaron los torrentes, soplaron los vientos y sacudieron la casa; pero ésta no se derrumbó, porque estaba construida sobre roca. Al contrario, el que escucha mis palabras y no las practica, puede compararse a un hombre insensato, que edificó su casa sobre arena. Cayeron las lluvias, se precipitaron los torrentes, soplaron los vientos y sacudieron la casa: ésta se derrumbó, y su ruina fue grande. (Mt 7, 21. 24-27)

Se acercó un hombre a Jesús y le preguntó: “Maestro, ¿qué obras buenas debo hacer para conseguir la Vida eterna?”. Jesús le dijo: “¿Cómo me preguntas acerca de lo que es bueno? Uno solo es el Bueno. Si quieres entrar en la Vida eterna, cumple los Mandamientos”. “¿Cuáles?”, preguntó el hombre. Jesús le respondió: “No matarás, no cometerás adulterio, no robarás, no darás falso testimonio, honrarás a tu padre y a tu madre, y amarás a tu prójimo como a ti mismo”. (Mt 19, 16-19)

Esta sección es creada el 26 de enero de 2010, memoria de los Santos Timoteo y Tito, a quienes se la encomendamos. En ella iremos viendo todo lo que necesitamos saber para un vivir católico, es decir, para vivir en gracia de Dios hasta la muerte y salvarnos e ir al Cielo y evitar el Infierno.