Actualizado el miércoles 19/FEB/20

Vivir católico

Ir a Misa 

La Iglesia Católica manda cumplir con el precepto de asistir a Misa los domingos y fiestas de guardar.

A veces no cumplimos con este precepto y entonces cometemos un pecado grave o mortal.

¿Por qué es tan importante la Misa dominical?

Porque la Misa es la renovación del Sacrificio de Jesús en el Monte Calvario, es decir que Jesús en cada Misa se vuelve a ofrecer y vuelve a morir por nosotros.

La Misa es el mismo Sacrificio de la Cruz, solo que incruento, o sea que no hay derramamiento de sangre. Pero es el mismo Sacrificio.

Entonces el que no pudo estar presente en la Crucifixión del Señor porque no vivió en su época, puede ahora estar verdaderamente presente si asiste a la Misa. Por eso faltar a Misa el domingo es un pecado, y como todo pecado es siempre una falta de amor a Dios y al prójimo.

Sí, faltar a Misa el domingo es una falta de amor a Dios, de amor a Jesús. Porque si sabemos que un familiar nuestro está sufriendo en su lecho de dolor y nos espera ansiosamente para que le consolemos, pero nosotros no lo visitamos, cometemos una falta de amor. Y lo mismo sucede con Jesús, que en cada Misa muere por nosotros, muere por mí, y yo ni siquiera voy a estar con Él en la Misa, consolándole y dándole gracias por todo el amor que me da y por haberme salvado. ¡Tremenda ingratitud!

Pero además la Misa nos obtiene una lluvia de gracias sobre nosotros y sobre nuestras empresas temporales y espirituales, porque de la Misa fluye un río de gracias y consuelos, de bienes sin medida.

Tengamos más fe y sepamos que cuando vamos a Misa el domingo, vamos a la Crucifixión, Muerte y Resurrección del Señor, que se renovará misteriosamente ante nuestros ojos.

Hace falta tener más fe y no dejar de ir a Misa por ningún motivo, salvo por causa justificada, porque en la Misa, Jesús, desde la Cruz, mientras muere, busca con su mirada a quienes le consuelen, nos busca a nosotros, a cada uno de nosotros, y si no estamos presentes el Señor se pone muy triste y muere abandonado.

Si abandonamos a Jesús en la Misa, el Señor se ve obligado a abandonarnos a nosotros.

Vayamos a Misa por amor a Jesús, y no por simpatía o antipatía con el sacerdote o los fieles. La Misa es algo muy serio, así que guardemos también la compostura, el silencio y la piedad. Amemos al Señor que se entrega otra vez por nosotros.

Si desea recibir estos textos periódicamente en su correo electrónico, por favor
SUSCRÍBASE AQUÍ
 

"El que no vive como piensa, termina pensando como vive"

Jesús dijo a sus discípulos: No son los que me dicen: “Señor, Señor”, los que entrarán en el reino de los cielos, sino los que cumplen la voluntad de mi Padre que está en el cielo. Así, todo el que escucha las palabras que acabo de decir y las pone en práctica, puede compararse a un hombre sensato que edificó su casa sobre roca. Cayeron las lluvias, se precipitaron los torrentes, soplaron los vientos y sacudieron la casa; pero ésta no se derrumbó, porque estaba construida sobre roca. Al contrario, el que escucha mis palabras y no las practica, puede compararse a un hombre insensato, que edificó su casa sobre arena. Cayeron las lluvias, se precipitaron los torrentes, soplaron los vientos y sacudieron la casa: ésta se derrumbó, y su ruina fue grande. (Mt 7, 21. 24-27)

Se acercó un hombre a Jesús y le preguntó: “Maestro, ¿qué obras buenas debo hacer para conseguir la Vida eterna?”. Jesús le dijo: “¿Cómo me preguntas acerca de lo que es bueno? Uno solo es el Bueno. Si quieres entrar en la Vida eterna, cumple los Mandamientos”. “¿Cuáles?”, preguntó el hombre. Jesús le respondió: “No matarás, no cometerás adulterio, no robarás, no darás falso testimonio, honrarás a tu padre y a tu madre, y amarás a tu prójimo como a ti mismo”. (Mt 19, 16-19)

Esta sección es creada el 26 de enero de 2010, memoria de los Santos Timoteo y Tito, a quienes se la encomendamos. En ella iremos viendo todo lo que necesitamos saber para un vivir católico, es decir, para vivir en gracia de Dios hasta la muerte y salvarnos e ir al Cielo y evitar el Infierno.