Actualizado el jueves 16/ENE/20

Vivir el Evangelio

Evangelio y vida. 

Muchos necesitan gran cantidad de libros para sacar algunas enseñanzas. Pero en realidad basta el Santo Evangelio y la vida que vivimos, para llegar a sabias reflexiones.

Debemos aprender a leer en el libro estupendo de nuestra vida, pues todo lo que nos fue sucediendo en la vida ha sido delicadamente preparado por Dios, y también por la Virgen, para que nos hagamos adultos en el conocimiento de la Verdad, y sabios según la Sabiduría de Dios.

Hagamos el propósito de leer cada día unas páginas del Evangelio, ya que esta práctica nos llevará muy pronto a ver la vida y los aconteceres de nuestra vida y la de los demás, según la óptica de Dios, y seremos sabios.

Como Dios es simple, Él ha querido también que su doctrina fuera simple, para que todos la entiendan. E incluso la entienden mejor los sencillos, que aquellos que están repletos de saberes humanos y de ciencia, que no alimenta sino que hincha y ensoberbece.

Sería muy conveniente que nos aprendamos el Evangelio, al menos varios pasajes de los que más nos muevan, de memoria, para tenerlos siempre a flor de labios y, sobre todo, para iluminar con ellos nuestro entendimiento, y por qué no, también para taparle la boca al demonio cuando nos tienta, ya que el diablo no soporta la Palabra de Dios, y ante ella huye despavorido.

El tiempo de que disponemos en este mundo no es mucho. Sería una verdadera lástima que lo desperdiciemos leyendo libros que no sacian. Entonces leamos más el Evangelio y veremos muy pronto los sabrosos frutos de esta santa costumbre.

Si desea recibir estos textos en su correo electrónico, por favor
SUSCRÍBASE AQUÍ
 

Todos los males individuales, familiares, nacionales y mundiales, vienen de no practicar lo que dice el Santo Evangelio.

Ya lo dice Jesús mismo, que el hombre que escucha sus palabras pero no las practica, se parece a uno que edificó su casa sobre arena, y que al soplar los vientos, desbordarse los ríos y embestir contra la casa, ésta se desmorona y queda una gran ruina.

Pues así sucederá con aquel que oiga o lea el Evangelio, pero que no se esfuerce en practicarlo. Se encontrará que al final de su vida, su casa, es decir, su alma, estará en ruinas. Y ya sabemos para qué son buenas las ruinas, para demolerlas del todo porque no sirven para nada. Y así será para nuestra alma, que será desechada para siempre en el Infierno.

Obrar de acuerdo al Evangelio, es lo que nos hará felices en el Cielo y ya desde esta vida, porque no hay nadie que sea más feliz que aquél a quien su conciencia no le reprocha nada.

Y por otro lado, quien no actúe de acuerdo al Evangelio, será infeliz para siempre en el Infierno, y su infelicidad ya comenzará desde esta vida terrena.

Por eso en esta sección, creada el 11 de Septiembre de 2011, iremos exponiendo las enseñanzas del Evangelio y el modo de llevarlas a la práctica en nuestra vida cotidiana, para hacerlas carne en nosotros y así edificar la casa sobre roca.