Actualizado el domingo 2/MAY/21

Vuelve a empezar   

No estamos condenados.

A veces nos sucede que nos damos por perdidos, que ya creemos que no hay nada más que hacer en nuestra vida y que hemos fracasado. Pero tenemos que caer en la cuenta de que no estamos condenados, no estamos en el Infierno, sino que estamos vivos, y mientras vivimos en este mundo, siempre es tiempo de comenzar de nuevo. Porque el verdadero fracaso, el verdadero Final, es caer en el Infierno. Todo lo demás serán mayores o menores reveses de la vida y de las cosas, pero no es el final. Incluso la muerte corporal es principio de la eternidad, de un comenzar de nuevo para siempre.

No nos desanimemos porque hayamos fracasado en algo o estemos tristes por algún acontecimiento, que seguramente no nos faltarán motivos para estar tristes. Pero no dejemos que la tristeza y el desaliento nos ganen, sino comencemos de nuevo. Juntemos las muchas o pocas fuerzas que tenemos y, lo que nos falte, pidámoslo a Dios, para comenzar de nuevo, dejando atrás el pasado, y viviendo bien el momento presente, como si fuéramos niños recién nacidos que se abren a la vida nueva.

Si hacemos así, entonces viviremos felices lo que nos queda por transitar en este mundo, y si pensamos que estamos vivos y que no nos condenamos aún, es motivo para festejar y que nos vuelva la alegría al corazón, porque Dios nos ama, siempre. Y no creamos que Dios nos ama hoy, y mañana no. Porque Dios no cambia ni muda, y Él tiene un amor infinito y constante por nosotros, y esto debe ser nuestro motor secreto, nuestra motivación para volver a empezar cada día, cada año, a cada momento.

Si desea recibir estos textos en su correo electrónico, por favor
SUSCRÍBASE AQUÍ
 

 

Sección creada el domingo 28 de Octubre de 2012 - Fiesta de los Santos Simón y Judas, apóstoles.